Buscar
  • Sintonia Hormonal

El Registro de Mi Ciclo Menstrual en el Postparto


El Inicio…


Luego de haber tenido a Elena, nos quedamos una noche en el hospital y al día siguiente volvimos a casa. Recuerdo haber salido del hospital como en un estado de ¨zombie¨, el cansancio y el agote de mi cuerpo me pedían dormir y era lo que menos había podido hacer. Los primeros días postparto te montas en una montaña rusa hormonal que no se detiene. Tres días después del parto me ¨bajó la leche¨ y me sentía súper baja de energías. Me sentía como si me hubiera pasado un camión por encima, no sabía si llorar o no… Quería dormir y no podía… Y así fue como iniciamos el puerperio.


El puerperio es el periodo luego del parto que necesita la mujer para volver a reacomodarse y reajustarse a su estado pre-embarazo.

En fin, el puerperio fue complicado. Lo más importante durante esta etapa es promover la recuperación de la madre en todo sentido y fortalecer asimismo el vínculo con el bebé mediante la lactancia. Durante el puerperio ocurre la loquia, el cual es el sangrado postparto que tiene las mujeres y que puede durar alrededor de 4-6 semanas. Mi loquia duró alrededor de 22 días. Fue un sangrado intenso los primeros 5 días y luego se presentó como un spotting/manchado que fue disminuyendo poco a poco.




Como les había comentado antes, la lactancia para mi fue todo un reto. Desde antes que naciera Ele yo tenía toda la intención de tener una lactancia materna exclusiva (LME), pero al mismo tiempo me sentía muy insegura de si iba a poder lograrlo por mi SOP y por mis antecedentes familiares. En mi familia, mi mamá nunca logró darnos LME ni a mi ni a ninguno de mis hermanos. Así que yo tenía el estigma de que la lactancia iba a ser difícil per se.




Los primeros días fueron súper complicados para lograr que Elena agarrara el pecho correctamente. Debo decir que le agradezco de mil maneras a mi asesora de lactancia que me dio seguridad y me tuvo toda la paciencia del mundo. De verdad que fueron días intensos y cansados donde Elena y yo tuvimos que aprender a conectar, a fluir juntas. Luego de unas semanas de asesoría en lactancia y mucho apoyo de mi esposo logramos superar esta etapa y hoy llevamos más de 8 meses de lactancia materna y vamos por más.





Como logramos darle LME yo ya sabía que mi fertilidad iba a durar un poco más en regresar. El regreso de la fertilidad en el periodo postparto va depender del proceso de lactancia que se tenga y podemos encontrar tres diferentes tipos:


I. Lactancia artificial: la madre no amamanta a su bebé sino que lo alimenta con leche artificial o fórmula. El ciclo se suele reanudar entre las 6-10 semanas postparto.


II. Lactancia mixta: la madre alimenta a su bebé con una mezcla entre leche materna y fórmula. Aquí, la fertilidad volverá en función del porcentaje de leche materna.


III. Lactancia exclusiva: la madre alimenta a su bebé solamente con leche materna y la reanudación de su ciclo puede darse desde los 3 meses a los 2 años.


Cuando estás en postparto, aparte de las hormonas usuales del ciclo menstrual (estrógeno, progesterona, hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteneizante (LH)), entran en juego la prolactina y la oxitocina. La oxitocina provoca la contracción de los músculos en el pecho y estimula la salida de leche materna. La prolactina estimula el tejido mamario para producir más leche.


Entre más succione el bebé el pecho, mayor producción de prolactina habrá y por ende más tiempo durará en volver la fertilidad. El aumento de prolactina en el cuerpo inhibe la síntesis de la FSH y LH lo que genera que no haya maduración de folículos y por ende se inhiba la ovulación por largos periodos. Es gracias a la prolactina y la oxitocina que el postparto se vuelve un ciclo eterno en donde el cuerpo pasa por largos periodos esperando que los niveles de estas hormonas bajen para dar paso a las hormonas usuales del ciclo menstrual y que ocurra la ovulación.


¿Por dónde empezar a registrar en el postparto?


Durante el periodo postparto lo ideal es comenzar a registrar luego de que se terminan tus loquios. Si das fórmula a tu bebe puedes esperar que tu fertilidad regrese más pronto que si das lactancia materna exclusiva (LME). El moco viene a ser el biomarcador estrella que nos indica cuando nos encontramos en nuestros días fértiles. Con el moco cervical es importante observar diariamente para lograr identificar un patrón y lograr determinar ese punto de cambio que te indica cuando empieza tu ventana fértil.


En mi caso alrededor de las 8 semanas postparto comencé a registrar mis biomarcadores de fertilidad. Pude haber comenzado antes pero no lo hice porque la verdad tenía mi mente ocupada en Elena y en vivir el proceso de reacomodo postparto.


El secreto de registro postparto es lograr encontrar tu patrón básico infértil (PBI). El PBI es una descripción de como son tus días del ciclo cuando no estás dentro de la ventana fértil.

El PBI es constante a lo largo de los ciclos menstruales, pero luego del postparto puede variar ligeramente. Una mujer puede llegar a presentar un PBI seco, húmedo o bien mixto (mezcla de días secos con días húmedos). Cabe mencionar que tener un PBI húmedo no significa que todos los días son fértiles, porque se asume que es una humedad constante y se siente de la misma forma todos los días. Cuando uno entra en ventana fértil, existe una sensación de humedad que aumenta con los días, y un moco cervical que cambia en calidad y cantidad.


Para establecer el PBI postparto es vital observar con atención durante al menos 15 días y determinar que tipo de PBI se tiene. Una vez definido eso, la mujer se mantiene en constante observación hasta que se abra su ventana fértil y ocurra la ovulación. Durante el periodo postparto, debido a la fluctuación de hormonas, pueden darse parches de moco cervical que no necesariamente sean la ventana fértil, pero deben de tratarse como días potencialmente fértiles.


El registro de la temperatura basal en el postparto se vuelve un poco complicada por las tomas nocturnas de leche del bebé, las cuales dependiendo de los brotes de crecimiento del bebé suelen ser muy frecuentes y van alterar las horas de reposo continuo que se tengan.


Si no hay un reposo continuo, la toma de temperatura basal puede verse afectada por lo que en el postparto no suele ser el biomarcador más eficiente.

Además, registrar solamente tu temperatura basal no sirve de nada porque no te brinda información de cuando se abre tu ventana fértil; solamente te confirma que hubo ovulación.


En cuanto a confirmar ovulación…


Mi primer ciclo postparto duró 186 días, eso es desde el día que nació Elena hasta el día de mi cumpleaños, un día antes de que Ele cumpliera 6 meses, que apareció mi menstruación. Fue una menstruación que duró alrededor de 4 días con sangrado moderado que fue disminuyendo con los días y sin ser doloroso. Durante todo ese tiempo recibí ayuda de una instructora del método de Billings para identificar mi PBI. Porque sí, a pesar de ser instructora del método sintotérmico, el postparto era nuevo para mí y todos en algún momento necesitamos pedir ayuda y eso está bien :). Dado que en el postparto lo mejor es registrar el moco cervical decidí recurrir a una instructora de Billings que me acompañara en el proceso.


Mi PBI antes del embarazo era uno seco. Durante mis días infértiles sentía una sensación seca, y la transición de mi fase infértil a mi ventana fértil era demasiado notoria. Sin embargo, luego de tener a Elena, mi PBI cambió a uno mixto al inicio y evolucionó a uno húmedo después.

Desde que empecé a registrar mis biomarcadores (alrededor de los 2 meses posparto) tuve un par de días que observé parches de moco los cuales traté como días fértiles. Luego unas semanas antes de que Ele cumpliera los 6 meses, logré identificar moco cervical elástico y transparente por 5 días consecutivos lo que me indicó que mi ventana fértil había llegado y una ovulación era inminente.



En cuanto a mis observaciones de temperatura basal, decidí invertir en un Tempdrop, el cual es un dispositivo que permite medir la temperatura basal aunque no tengas horas de reposo continuo. El Tempdrop se coloca en el brazo cerca de la axila y realiza mediciones constantes de la temperatura basal durante toda la noche.


Gracias a un algoritmo te da un valor estimado de tu temperatura basal y puedes ir registrando diariamente. El Tempdrop tiene la ventaja de que no necesitas levantarte a la misma hora a tomar tu temperatura y puedes levantarte múltiples veces en la noche y no tener un reposo continuo; lo que lo hace súper funcional en periodos de postparto y para personas que trabajan turnos de noche.


Lo único que no me gusta mucho de Tempdrop es que cada día al registrar tu temperatura basal, debido al funcionamiento del algoritmo, se cambian ligeramente las últimas 3 temperaturas registradas. Esto ocurre todos los días al sincronizar el Tempdrop con el app porque es como funciona el algoritmo.


Al final para mi primer ciclo postparto, con mis datos de temperatura basal no logré confirmar ovulación, pero podría decir que con mi patrón de moco cervical si tuve una ventana fértil evidente. Mi fase lútea fue bastante corta (5 días), lo cual es normal en los primeros ciclos postparto. Para mi segundo ciclo postparto logré confirmar ovulación con el tempdrop, logré tener 3 temperaturas más altas que las últimas 6 más bajas.




Para mi tercer ciclo postparto decidí utilizar mi termómetro basal normal y el tempdrop simultáneamente y con ambos logré confirmar ovulación. Lo único, es que al registrar ambos valores de temperatura, los valores que me daba el tempdrop eran más bajos que los de un termómetro normal. En este ciclo, la fase lútea aumento a 7 días, un poquitín más larga que la anterior.





Lo que sigue…


Por el momento seguiré registrando con ambos termómetros. La verdad tomarme la temperatura no me toma nada de tiempo y todavía prefiero mi termómetro convencional sobre el Termdrop. El moco cervical seguirá siendo mi gran aliado para gestionar mi ventana fértil y signo de salud reproductiva.


Si estás embarazada o en postparto y quieres aprender a registrar tu ciclo te recomiendo tomar unas asesorías postparto para que tengas más confianza en el proceso. No hace falta volver a los anticonceptivos hormonales, utilizar la inyección o ponerse un DIU si conoces bien tu ciclo.


Date la oportunidad de vivir bien tu postparto, sin hormonas artificiales y acompañada.

Al final todo en esta vida se trata de sintonía.




35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo